Beneficios principales del pilates

pilates

Si hace tiempo que te planteas empezar con el pilates, has estado yendo a otras clases de ejercicio y quieres probar algo diferente o tienes problemas de espalda y necesitas encontrar una respuesta, ¡estás leyendo el post correcto! 

Tener conciencia de nuestro cuerpo, de lo que nos beneficia, de las posturas correctas en las que debemos estar y los movimientos que no debemos hacer para forzarnos es fundamental.

El pilates ayuda a eso; a conocer nuestro cuerpo y tener el control de cada parte de él, de nuestro núcleo. 

Mediante un entrenamiento cuidadoso y un control preciso de los músculos más pequeños de la región abdominal inferior y de la región lumbar, el pilates puede mejorar la estabilidad de tu cuerpo. Observa un mejor control de tu columna vertebral, de la pelvis y de las regiones de la cadera. 

Otro de los beneficios es la reducción del dolor en las lumbares, un mejor control de la vejiga y unos músculos del suelo pélvico más fuertes.

Al disminuir la velocidad del movimiento para ayudar a mejorar la estabilidad de nuestro cuerpo, también entramos en un estado de profunda relajación. Las clases suelen ser pequeñas, con un ritmo lento y una atmósfera relajada que favorece al proceso de relajación durante la clase.

Los profesionales de la salud han demostrado y recomendado durante mucho tiempo la práctica de pilates, pues beneficia la sensación general de bienestar, pero también puede ayudar en la mayoría de los casos a mejorar la postura. 

Por eso realizar una clase de pilates tras finalizar la jornada de trabajo es tan revitalizante y favorecedor para nuestro cuerpo.

Debido a la larga duración de las clases y a la intensidad con la que se suele trabajar durante las mismas, es inevitable que la resistencia mejore como resultado de este tipo de entrenamiento, nos comenta un entrenador personal Barcelona que lleva más de 15 años en el campo del pilates.

La mayoría de las personas encuentran sus primeras clases difíciles y les duele alguna zona del cuerpo unos días después, no te preocupes si te sucede esto a ti, es completamente normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *