¿Qué son las semillas autoflorecientes?

Muchas personas, incluso, las más aficionadas a la jardinería, no saben lo que son las semillas autoflorecientes. Se trata de una nueva y rara variedad de la planta de la marihuana que surge como fruto de rudelaris con indica y sativa, que se llevan a cabo con la finalidad de obtener las mejores características de cada planta.

Se caracterizan porque no dependen del ciclo de luz y oscuridad para empezar a florecer, como ocurre con el resto de semillas, sino que empieza a germinar a los 18-20 días sin importar las horas de luz que haya tenido la planta. Unos 2 meses más tarde, la planta ha florecido del todo.

Sin embargo, también es cierto que la planta autofloreciente es más pequeña de lo habitual. La mayoría de ellas, de hecho, no llegan a superar, ni siquiera, el metro de altura, aunque parece ser que se están buscando nuevos cruces que aumenten su tamaño.

Por otro lado, presentan una gran ventaja, que es la capacidad de evitar las plagas de bichos que podrían llegar a infectarlas. Su floración es tan rápida que no da tiempo a que se desarrolle una plaga en ellas, por lo que nos ahorran una gran preocupación.

Origen de estas semillas

Las plantas autoflorecientes tienen origen en el norte de Asia, por lo que aguantan perfectamente los climas fríos, así que podemos plantar estas semillas en cualquier época del año, si bien es cierto que crecen más en verano.

Los cruces que hoy se comercializan son el resultado de más de 7 años y 15 generaciones de cruces y estabilizaciones genéticas, buscando como resultado una mayor resistencia al tiempo y a las plagas, el aumento del desarrollo de ramas secundarias y de producción floral, así como de la concentración en principios activos.

Por lo general, son muy fáciles de cultivar, y no requieren de muchos cuidados. Al tener un periodo de crecimiento tan corto, apenas necesita abono de crecimiento. Cuando sí necesita más es en su periodo de floración.

Ahora que ya sabes lo que son las semillas autoflorecientes, es posible que quieras probar su cultivo. ¿Por qué no? Nunca está de más probar algo diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *