Motivos por los que no comprar una casa

Lo cierto es que hoy en día es raro conocer a una persona que se disponga a comprar una vivienda, a causa del terrible periodo económico que estamos pasando. Sin embargo, todavía quedan valientes dispuestos a ello, incluso si se hacen con una casa en ruinas y tienen que pasar meses, o años, viendo contenedores de obra y maquinaria para realizar una gran reforma.

¿De verdad necesitas más motivos para no comprar una casa? Te los damos:

Es mucho más caro de lo que piensas

No sólo consistirá en pagar la casa y las posibles reformas, que no es poco. Tienes que sumarle a la inversión, previsiblemente superior a 100.000€, lo siguiente: el IVA (10%) si es nueva, o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (7-10%) si es de segunda mano; el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (0’5-1’5%), los honorarios del notario que otorga la escritura pública (700-800€), la inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad (500-600€), etc. Y esto no es todo, claro, puesto que aún te quedaría el pago mensual de la comunidad, la luz, el agua y las basuras, el IBI, el seguro de hogar… Casi nada, ¿verdad?

Mal negocio

La época de nuestros padres fue otra, en la que invertir en la vivienda de un piso parecía ser lo más inteligente. Sin embargo, los precios de los inmuebles han crecido sin parar, y lo que hace 20 años habría valido 100.000€, hoy ha duplicado su precio por la burbuja inmobiliaria.

El dinero que podrías invertir en…

La hipoteca ya ni siquiera sale tan a cuenta como antaño, pues los bancos ya no prestan un 120% del valor del inmueble, como hacían antes, sino que te obligan a poner de tu bolsillo un mínimo del 20% del precio total. Por lo que, de un día para otro, vas a tener que pagar entre 20.000 y 30.000 euros. ¿Sabes qué podrías hacer con ese dinero?

         Viajar por el mundo y tener experiencias únicas e inolvidables.

         Seguir estudiando y formarte con los mejores expertos.

         Montar tu propio negocio.

         Contar con un colchón económico que te aporte seguridad y estabilidad.

         Permitirte pequeños placeres en tu día a día.

Con todo esto, ¿de verdad quieres comprar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *