Los problemas de la acumulación de stock

Las empresas de logística y de transporte de mercancías se enfrentan habitualmente a la gestión del inventario. Es muy complicado enfrentarse al reto que supone conseguir un equilibrio en el interior del almacén para poder evitar quedarse sin stock, dado que la reposición y su respectiva espera pueden acarrear muchos quebraderos de cabeza, pero también deben evitar el exceso de stock. Esto es así porque la acumulación de existencias también es un gran problema, pese a que, aparentemente, sus consecuencias no sean tan evidentes.

Por ejemplo, podemos determinar que una incorrecta administración del stock nos puede llevar a disminuir nuestro poder frente a la competencia, ya que es probable que debamos deshacernos de nuestros productos de cualquier manera, o que destinemos demasiados recursos a solucionar este problema y dejemos un poco de lado la competitividad del mercado, que no esperará por nosotros.

¿Por qué hay un exceso de stock?

Son dos las causas que podemos citar como principales a la hora de encontrarnos ante un exceso de almacenaje en una empresa: la primera, es exógena, y queda estrechamente relacionada al vínculo entre la oferta y la demanda; la segunda, es exógena, es decir, que se ha provocado por errores causados dentro de la propia empresa.

La razón exógena tiene lugar cuando la oferta supera a la demanda por motivos que son complicados de prever. Por ejemplo, puede ocurrir por la aparición de un nuevo competidor que haga caer la demanda, o por causas que impliquen al transporte de mercancías, como conflictos políticos o militares y desastres naturales.

El motivo relacionado con los procesos internos puede deberse a errores a la hora de estimar o calcular la demanda que dispara el stock y que, finalmente, se encuentra que no tiene salida, así como una salida mucho más lenta de lo esperado. Del mismo modo, la compra desmedida para evitar el pánico del vacío de existencias también respondería a esto.

En caso de que el exceso de stock se convierta en un problema crónico, puede llegar a ser un problema que ponga en riesgo la salud financiera de la empresa. Por ello, es importante conocer los motivos que nos han llevado a esta situación para evitarlo desde un principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *