Errores que no debes cometer cuando compras un piso

Cuando vamos a comprar un piso, ya sea para convertirlo en nuestra vivienda, segunda residencia, o si queremos alquilarlo a otros, debemos tener en cuenta una serie de factores para que la compra nos salga rentable. Y da igual si has contactado con una inmobiliaria de lujo en Barcelona o si estás buscando vivienda por tu cuenta, usando apps destinadas a ello.

Por ello, te avisamos de 10 errores que no debes cometer a la hora de comprar:

No consultar el registro de la propiedad

Parece algo tan básico que no solemos caer en ello. Pero lo ideal es que consultemos si el piso es de quien nos los está vendiendo… sólo, por si acaso.

No preguntar a los vecinos

Los vecinos te pueden explicar cualquier detalle que agradecerás saber. Por ejemplo, si hay ruido por la noche en la zona, si hay algún vecino pesado, si hay derramas previstas que te están ocultando…

No consultar el registro de morosos

Si hay innumerables facturas esperando que el propietario las pague, y compras ese piso, éste va a ser tu primer quebradero de cabeza en cuanto aterrices en tu nueva vivienda. Mejor, evitarlo.

Poner la casa por las nubes

Ensaya tu cara de póker para cuando visites la vivienda. De lo contrario, es posible que intenten subirte el precio por algún lado. Además, por mucho que elogies las propiedades del piso, no vas a conseguir ningún descuento.

No leer las normas de la comunidad

Cada comunidad tiene sus propias normas, desde la gestión de las basuras hasta el uso de las plazas de garaje. No las pases por alto antes de decidirte a comprar.

No conocer el barrio de noche

Date una vuelta, caminando o en coche, para ver cómo es el barrio cuando cae el sol. Imagina que se llena de gente de mala vida; seguro que no querrás vivir allí.

No trazar tu mapa personal

Cuenta el tiempo que tardarás en llegar al trabajo, a clase, al mercado y a otros sitios de interés.

No comprobar la orientación

Cuando te haces con un piso, es importante saber cuánto tiempo de sol vas a tener. Deberías ir un día soleado, por la tarde, y comprobar si todavía hay luz natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *